Kepler Track “Caminando sobre las nubes”.

Es una de las Great Walk de Nueva Zelanda, ubicado en Te Anau, cuenta con un Loop de 60 km que se pueden hacer en 2, 3 o 4 días dependiendo de tú ritmo o en definitiva de lo que quieras.

Para hacer el Kepler track te debes bookear a través de http://www.doc.govt.nz/. En la página encontrarás la opción de reservar sitios para poner carpa o puedes reservar cabañas.

Kepler fue como caminar en los escenarios del Señor de los Anillos, todos hablamos de Tongariro como el atractivo principal en donde se filmó esta película. Pero en los fiordos de la isla sur de Nueva Zelanda te encontraras con más escenografías de pampas, filos, senderos secos, verdes, húmedos y hermosas nubes que tanto caracterizan este bello país. Nosotros fuimos a principios de noviembre, época en que todavía había nieve, el aíre estaba fresco y a veces nublado con el sol muy tímido asomándose.

Durante la primera parte del camino ves árboles frondosos, diversidad de flora que brota desde la humedad y por supuesto el sendero completamente perfecto que con tanto cariño Nueva Zelanda prepara para todos sus visitantes.

En el campsite número uno, Broad Bay, te visitan los primeros amigos que no se van a separar de ti, los famosos sandflies. Nos faltó el repelente y bueno en vez de quedarnos horas a la orilla del lago Te Anau, no nos quedó más remedio que refugiarnos en la carpa. Nosotros empezamos tarde ese día a caminar y nos demoramos alrededor de una hora y quince desde el carpark a Broad Bay.

    

Que rico es acampar y despertar con el sonido de cientos de aves que habitan el lugar, tomar desayuno acompañado de sandflies y de los pajaritos que se acercan a comer de tus migas de pan. Comenzar el día caminando con un haz de luz, escuchando las aves y las hojas de los árboles creando melodías.

Empiezas con un desnivel de 0 a 1000, por lo tanto, prepárate a subir y subir para adentrarte a un bosque de silverfern muy bello, paredes de roca, barro y aroma a humedad.  A medida que caminas te acercas más a las nubes, llegando a sentir que las saltas, percibiendo la densidad de ellas en tu respiración.

Notarás que estas saliendo del bosque porque llegarás a una zona plana y abierta en el que el viento te golpeara de frente. Nos pusimos las chaquetas y seguimos, por un lugar muy similar a la pampa, pasto seco que fue cubierto por nieve en algún momento y algunos manchones que todavía allí quedaban.  En el sendero podrás gozar de una vista muy bella de las nubes que están por debajo tuyo, de lejos los fiordos y valles que se encuentran en la zona de Te Anau, cascadas y formaciones de piedra caliza. Es hermoso como el camino se abre y cierra entre cajones que dentro guardan el lago Te Anau y Manapouri.

Avanzar, avanzar por un puente de escaleras que construyeron para que evitemos pisar zona frágil y de cuidado durante el track.  Se empieza a cerrar el camino y otra vez por un filo comienzas a subir para darte cuenta que llegas a las cabañas Luxmore. Si reservaste allí, genial puedes descansar, sino eres uno de los nuestros y aún falta camino por recorrer. Así que a recargar agua se ha dicho, a descansar unos minutos y seguir, porque el cielo se tapó y la lluvia ya viene.  Por suerte nos habíamos comprado unas capitas de agua. Cerca de las cabañas hay unas cuevas que puedes visitar, lleva una linterna para admirar las estalactitas y estalagmitas. Mientras te detienes ahí nosotros seguiremos nuestro camino porque queda una cumbre por finalizar. Esta es la mejor parte, después de las cabañas comenzarás a caminar por sobre piedras grandes y un camino un poco inestable, caminamos sobre la nieve, y con mucho cuidado porque es zona de derrumbe, en la fecha que fuimos no es tan peligroso, pero de todas formas nunca debemos desafiar a la naturaleza, así que con cuidado. La época más riesgosa es en invierno, hay aludes, derrumbes y debes ir si o si con equipo apropiado. De todas formas, el DOC se encarga de darte recomendaciones, y en la página encuentras toda la información necesaria en inglés, pero si necesitas ayuda nos puedes escribir.

Al fin después de esquivar rocas llegamos a la cumbre del monte Luxmore, desde allí puedes ver los maravillosos valles que rodean Kepler track, con un día despejado puedes ver todo en su esplendor. Nuestra rutina cuando llegamos a una cumbre es comer una deliciosa sopa de Maruchan o Noodles. No sé porque, pero sabe muy rica en las alturas y de ensalada porotos con Atún. ¡Recomendado!

Una vez allí nos visitó un amigo muy tierno y amoroso, bello también, se acercó y su plumaje era entre verde y dorado nos habló y dijo algo que no pudimos entender, pero sonaba muy tierno. Pero como dicen las apariencias engañan, el muy fresco se quería robar la comida, comenzó a picotear las mochilas y le tuvimos que pedir que se fuera, con amigos así de confianzudos no se puede. Disfrutamos un buen rato arriba y comenzamos a bajar y a seguir por el loop, la lluvia estaba más cerca.

El Kepler track es zona de kiwies, dicen que si tienes suerte los puedes ver por la noche, ya que son animales nocturnos. ¡O incluso escucharlos, hubo una noche en que oímos un sonido muy extraño, tampoco conocía el sonido que emite el kiwie así que lo buscamos por internet y si no me equivoco era el mismísimo!!! Lamentablemente no lo vimos.

El descenso desde la cumbre y el camino para llegar al segundo campsite se puso más interesante y hermoso. Caminamos por filos con manchas de nieve en las alturas, a nuestros costados cajones de valles y el lago Manapouri y una lluvia fina comenzó a caer sobre nosotros. Nos pusimos las capas y seguimos. ¡Encontramos un refugio y un baño en la orilla de un filo!! Cuando entre llegó nuestro amigo de la cumbre y con más amigos, se acercaron y se posaron sobre el baño sentí sus patitas al caminar. Esta ave la verás por todo Fiorland, Kea es su nombre.

Kepler track es un bonito lugar y con dificultad medio a difícil. Cuando salimos de los filos y comenzamos a bajar por escaleras de madera, disfrutamos la vista al lago y el bosque que se aproximaba. Un bosque con árboles de forma muy particular y musgo en su tronco, poco a poco nos fuimos introduciendo hasta perder el cielo de vista. Diferentes especies de aves aparecieron al instante, para oírlas durante el resto del camino. Cascadas, riachuelos y aludes serán tu escenario. Hasta llegar a Iris Burn Campsite, después de caminar 30 km durante todo un día vale la pena descansar un poco.

Nunca pensamos que alguien durante nuestro track nos iba a pedir el ticket del booking, hasta que tocaron la puerta de nuestra carpa y un caballero muy sonriente, (me acorde del guardabosque Smith) nos lo pidió.

Comimos y dormimos para recuperar energía lo bueno que los siguientes 30 km que venían por delante, iban a ser relativamente planos, así que eso nos motivó a seguir. Lagos, cascadas, nieve, montañas filos y valles durante todo el camino y dos días en hacer 60 km.

Recomiendo totalmente este track, es algo más salvaje a lo que siempre nos muestra Nueva Zelanda. Y para nosotros será algo especial ya que allí nació Zapatilla Viajera.

Suscríbete, escríbenos, te enviaremos la guía completa de Kepler Track o también puedes encontrar info completa en http://www.doc.govt.nz/.

Para saber que aplicaciones hemos usado durante nuestros viajes entra a App para viajeros.

Si te gustó ayudanos a difundir dandole me gusta a nuestra página de Facebook.

Síguenos y comparte

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Comparte tú huella y únete a la aventura

Follow by Email
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.youtube.com/channel/UC4pEYRw4-xdDD9Wk1YFvOQw
https://www.instagram.com/zapatillaviajera/