¡Adrenalina en la carretera! Vietnam.

El tránsito en Vietnam es estresante, y más aún cuando entre miles y millones de motos estas tú o en este caso nosotros, queriendo vivir una aventura que por un momento casi se vuelve una tragedia. 

Quiero contar esta historia para que se hagan una idea de lo maravilloso que es esta experiencia, pero también debemos tomar precauciones cuando salimos de viaje, nunca sabemos cuándo nos ocurrirá algo, pero es parte de mantenerse en movimiento y vivir el día como si fuera el último ¿no?

Ya mencioné en un post anterior que las carreteras no son tan malas en cuanto al pavimento, sin embargo, no hable en profundidad del tránsito.

El transporte más utilizado en Vietnam es la moto. Sí, lo sé, vas a decir que en todo Asia es así, y es cierto, pero en Vietnam podría decir que es cuatro veces más, sin mencionar India por supuesto. La mayor cantidad de Vehículos se concentran en las ciudades de Hanói y Ho Chi Minh en donde el tráfico es locura total, cientos de motos y autos sobre todo en el horario punta.

Las motos las usan para todo, para transportar jaulas con gallinas, familias enteras, grandes cajas e incluso otras motos, es muy divertido ver la cantidad de cosas que transportan en una scooter tan pequeña. Sin embargo, en las motos o grandes ciudades no está el peligro.
Cada mañana y/o tarde los camiones cruzan por distintos pueblos transportando mercadería y no sé qué otras cosas más.

  

Tienen ciertos horarios para poder transitar o no por diferentes lugares, por lo tanto, en algunas oportunidades los podrás evitar, pero cuando un camión se cruce en tu camino debes prepararte.

Íbamos camino a Sapa a una velocidad prudente 70km, pero de frente vimos que había un camión que iba muy lento, lo normal es adelantar y así lo hicimos.

Claudio estaba haciendo la maniobra y nos fijamos que venía un camión atrás pero como ya habíamos señalizado, lo normal era que esperara su turno.

Sin embargo, no fue así, cuando estábamos adelantando el camión tipo “Optimus Prime” con un gran container como carga, empezó a acelerar tocando la famosa bocina, pero era demasiado tarde porque nosotros ya habíamos comenzado a adelantar.

El chofer no bajo la velocidad ni tuvo piedad por nosotros, acelero aún más dejándonos entre medio de ambos camiones.

Sentí el viento cruzado, mire hacia los lados, vi ruedas gigantes por mis costados sintiendo el aire tibio que salía por debajo de ellas. Muy nerviosa vi a mi compañero que trataba de mantener la moto estable. “Bueno al menos no es tan grave tenemos distancia entre ambos vehículos” pensé.

Pero eso no fue todo ¡El chofer al parecer quería hacernos sufrir! porque se acercó aún más dejándonos apretados entre ambos camiones largos. Mi corazón comenzó a palpitar pero no dije nada, ni siquiera me moví pensé “si me muevo o si digo algo, la fuerza centrífuga nos lanzaría hacia dentro” en ese momento y en silencio confié en mi compañero y admire mucho los nervios de aceros de mi piloto porque la verdad que había que tener cojones en ese momento, bajar la velocidad o perder el equilibrio significaría un final terrible.

Fueron los 20 segundos más largos de nuestras vidas, llenos de adrenalina y fuego en la sangre, solo veía que avanzábamos a gran velocidad y no salíamos nunca de ese infierno no podíamos mirar hacia adelante ni atrás, ningún movimiento.

Cuando al fin el camión adelanto y cumplió su propósito soltamos lo que teníamos dentro gritando un millón de malas palabras al viento pero en sentido positivo. ¡De la que nos salvamos!

Después del desahogo automáticamente dijimos ¡Necesitamos parar y tomar aire! vimos un puesto de jugo de caña nos detuvimos allí, todavía medios tiritones y con la sangre eléctrica, nuestros ojos vieron unas hermosas cervezas apropiadas para el momento. (Obviamente nos tomamos una entre los dos mira que por imprudentes fuéramos a pasar por otro episodio)

¡Respiramos al fin! Comentando como locos lo que nos acababa de ocurrir disfrutando de la cerveza y conversando con el dueño del lugar.

Salimos ilesos!!

 

Síguenos y comparte

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Comparte tú huella y únete a la aventura

Follow by Email
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.youtube.com/channel/UC4pEYRw4-xdDD9Wk1YFvOQw
https://www.instagram.com/zapatillaviajera/