Un viaje en dos ruedas “Sumérgete en la isla de los dioses”

El aroma a incienso y ofrendas se esparcen por toda la isla, calles, casas, templos. Las ofrendas son algo que no podrás dejar de notar y tampoco la religión que prevalece allí. Conviviendo con musulmanes logran poner a prueba su tolerancia, muchas personas de la isla dejan ver entre líneas el disgusto que tienen por convivir con ellos. Al menos eso fué lo que percibimos al conversar con algunos balineses, pero toleran y respetan porque todos son hijos de Dios.

Bali la Joya de Indonesia o la Isla de los Dioses llama su atención por poseer hermosos templos y terrazas de arroz repartidas en toda la isla, pero no lo es todo.

La isla tiene algo mágico, cuando te alejas de Ubud una de las ciudades y también uno de los centros turísticos más importantes de Bali, comienzas a notar un encanto diferente, su gente, terrazas de arroz artesanales, mujeres y hombres en la típica tenida balinés con ofrendas que día a día dejan en calles y frente a hermosos mini templos dentro de sus casas, lo hacen ser vivo y colorido.

Bali es mucho más que los sorprendentes templos y religión, es ver gente sonreír, niños jugando con las gallinas y gente que se acerca a prestar ayuda cuando la necesitas, varias veces en nuestro recorrido por las calles estrechas de esta isla nos perdimos intencionalmente, guardamos el mapa y avanzamos para ver con que nos encontrábamos, vimos casas que, aunque muy pobres, tenían ese toque de templo y arquitectura asiática, la gente sale a la calle a decir “Hello bule, mister”, saludando con una sonrisa de oreja a oreja.

Saborear la comida casera y ser atendidos por la propia cocinera que nada sabía de inglés, pero que sus manos en la comida decían mucho más que su boca. Jugos de frutas naturales y el típico café balinés como bajativo. Al pagar sorprendernos por lo tan barato y rico, pagando lo justo, el precio local.

¡Tomamos la moto otra vez para seguir el camino sin destino Terima Kasih!! Al seguir bajando por la isla, las calles se van haciendo más estrechas, pero para la gente de ahí no es problema, tienen seguridad sobre el volante, esquivan hoyos, autos y otras motos sin ningún problema y además tienen tiempo para levantar su mano y saludarte y uno con cara de viejito por el aire que choca en tu cara, saludar.

Durante todo el camino ves terrazas de arroz artesanales pasando una tras otra, con el reflejo de las palmeras en sus piscinas de agua, arroz recién plantado y hombres o mujeres trabajando la tierra.

Por la misma razón para adentrarnos y evitar tomar taxi o buses públicos la mejor opción y la más económica hasta ahora es arrendar una motocicleta y andas todo el día. Teniendo licencia de conducir internacional y usando siempre casco, podrás recorrer tranquilamente.

Al llegar a Bali después de haber estado tanto tiempo en un país tan tranquilo como Nueva Zelanda, tú sensación y respiración cambian drásticamente, de un momento a otro te vez acosado por cientos de taxistas cobrando una cifra exagerada de dinero.

Increíble, sí se acabó el relajo es momento de pensar con astucia, lograr bajar al valor local es estresante lamentablemente en todas partes hay gente que se quiere pasar de listo y por la misma razón usamos este transporte solo al llegar al aeropuerto y cuando fuimos a Padang Bai a tomar el ferri a Gili Island.

Nuestro recorrido lo disfrutamos en moto, compartiendo con camioneros y gente en sus camionetas que viajan de ciudad en ciudad.

Quizás para algunos sea más cómodo pasear en taxi o arrendar un tour, es válido. Hay varios guías turísticos que son muy amables. Pero en lo personal preferimos hacerlo por cuenta propia, porque cuando estás solo tú, con tu amigo o pareja, durante el camino pasan cosas que quizás no veré desde un auto con el vidrio polarizado que me separa de la gente y de la esencia del lugar. No huelo, no respiro y no siento.

No cambio la libertad por la comodidad. También se da el caso de muchos que viajan solos y no tienen licencia internacional y claro no te queda otra que tomar un tour. Pero mira como es la vida, de alguna forma te entrega herramientas, un día nos detuvimos a almorzar y vimos a un Balinés con una chica de Francia, la chica pago un tour pero en moto e iba igual que yo al no tener licencia, disfrutando igual desde atrás, de la vista y de los cachetazos del viento.

Conocimos niños y jóvenes que desean hablar contigo porque quieren practicar inglés, saber de qué país vienes e inspirarse con tu historia de querer recorrer el mundo, pero a su vez es un feedback porque aprendes a adquirir humildad y a ser respetuoso porque ellos viviendo en lugares muy pobres y un país sin agua potable en donde ves ríos contaminados y niños jugando allí, sin querer irradian humildad, por consecuencia aprendes a bajar la cabeza y a agradecer por todo, ellos sin querer lo enseñan porque es normal, pero para nosotros y hablo en general lo olvidamos porque quizás tenemos una confusión enorme entre humildad y pobreza o tener dinero y ser realmente feliz.  

Playas Turquesas, bosques de palmeras, agua de coco y atardeceres en los templos sagrados…  Un valor agregado al conocer un nuevo lugar una nueva cultura.

La comida en Bali es muy rica.

 

Esperando su turno para orar con mantras.

 

Abunda la fruta.

No dejes de visitar app para viajeros y facilita tu viaje. 

No dudes en preguntarnos y si te podemos ayudar, felices 😉

 

Síguenos y comparte

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Comparte tú huella y únete a la aventura

Follow by Email
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.facebook.com/zapatillaviajera/
https://www.youtube.com/channel/UC4pEYRw4-xdDD9Wk1YFvOQw
https://www.instagram.com/zapatillaviajera/